TIRAMISÚ, LA RECETA PERFECTA




Durante mucho tiempo no fuí fan de este postre hasta que probé el tiramisú del Romolo, un restaurante italiano de Las Rozas. Al probarlo encontré un sabor nuevo que no había probado nunca y me quede impactada porque estaba delicioso. 

Mas tarde, al comentárselo a mi madre, ella me dió una receta que había visto en la tele y que era de uno de los mejores restaurantes Italianos de Madrid. Al hacerlo me di cuenta que el ingrediente secreto era el amaretto, un licor italiano en el que se combinan el dulzor de los huesos de albaricoque con el amargo de las almendras. 

Con los años he perfeccionado la receta hasta conseguir lo que para mi es la receta perfecta de tiramisú y todo aquel que lo prueba queda maravillado.

Ingredientes:

- 1 bote de mascarpone (yo uso 250 gr. pero si es de 500 también queda bien)
- 2 bricks de nata.
- 4 huevos
- 175 gr. de azúcar
- 1/2 vaso de licor amaretto aproximadamente.
- 2 tazas de café templado
- Bizcocho de soletilla (los que nos son duros ni blandos)
- Chocolate negro 
- Cacao en polvo
- Canela

Batimos los huevos con el azúcar. El truco de este postre es que quede muy batido para que después quede una masa compacta y no líquida, casi espuma. Yo lo hago con una batidora de varillas, así no se me cansan los brazos. Mas o menos tardo una media hora. Cuando este muy montado y vemos que queda compacto, lo metemos en la nevera.

Batimos la nata hasta que quede bien montadita. Es importante que usemos nata para montar, ya que la nata para cocinar no sirve porque la textura es mas líquida. Cuando este bien montado añadimos el mascarpone poco a poco y batimos para mezclarlo bien pero con cuidado de que no se baje la nata.

Mezclamos los huevos con la nata y el mascarpone, esto hay que hacerlo a mano y con cuidado para que no se baje (se desmonte). Lo metemos en la nevera.

Ahora hay que hacer la base del tiramisú. Como he indicado en los ingredientes, los bizcochos no han de ser blandos ni duros. Si son blandos se desharán en el café y si son duros no se empaparán bien. Yo utilizo unos de la marca Ismar (dulces tradicionales) que encontré en las tiendas Hipercor. He mirado en la web y no veo el producto, así que os dejo una foto.



En una fuente ponemos los bizcochitos formando una base. Mezclamos medio vaso de café con un chorrito de amaretto y lo echamos por encima de los bizcochos. Si lo prefieres también puedes poner la mezcla de cafe y amaretto en un cuenco e ir bañando los bizcochos. Yo intento que no queden muy muy empapados.

Ahora rallamos chocolate negro por encima. Para poder rallar bien el chocolate tiene que estar muy frio, ya que si no se deshace. A mi me gusta que queden trocitos pequeñitos de chocolate por en medio, pero no hay que pasarse.

Echamos por encima la mezcla que hicimos antes con los huevos, la nata y el mascarpone. Sale mucha cantidad por lo que quizás necesitéis dos fuentes.

Para terminar espolvoreamos con cacao en polvo, canela y rallamos un poco mas de chocolate.

Espero que probéis a hacerlo y no dudéis en preguntarme lo que necesitéis.










2 comentarios:

  1. Lo intentaré!! Se lee delicioso, me encanta este postre!! Gracias por una receta tan bien detallada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste, si necesitas ayuda o te queda alguna duda puedes llamarme al 656 893 520 o mandarme un mail a oidococina@lacocinademirinda.com. Ya me dirás que tal te queda.

      Eliminar

 

Follow by Email