Brocheta de pollo con salsa de mango al curry



Ingredientes:
         - Una pechuga de pollo cortada en cubos
         - Salsa de soja clara
         - Un trocito de jengibre
         - Un diente de ajo
         - Palos de madera para brochetas

Para la salsa:
         - Un mango maduro
         - Mezcla de curry:
                   - 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
                   - 1/2 cucharadita de semillas de cilantro
                   - 1/2 cucharadita de semillas de comino
                   - 1 vaina de cardamomo
                   - 2 clavos
                   - 1 cucharadita de pimienta negra o mezcla de pimientas
                   - 1 pizca de pimienta de cayena
                   - 1/2 cucharadita de canela
                   - 1/2 cuchara de fenogreco
                   - 1/2 cucharadita de macis molida
                   - 1/2 cucharadita de semillas de hinojo

Cortamos las pechugas de pollo en cubos medianos. Lo ponemos en un cuenco añadimos la salsa de soja con el jengibre rallado y un diente de ajo pasado por el machaca ajos hasta que cubra las pechugas. Lo mezclamos bien y lo dejamos marinar unas horas fuera de la nevera, moviéndolo de vez en cuándo para que todo quede uniforme. 

Mientras remojamos los palillos en agua. 

La salsa es muy fácil, vamos a hacer una mermelada de mango, sin añadir azúcar ya que el mango si esta maduro, estará lo suficientemente dulce. A esa mermelada de mango, le vamos a añadir una mezcla de especias caseras. Si os resulta complicado hacer la mezcla porque no dispongáis de algún ingrediente o un molinillo, no os preocupéis, siempre podréis utilizar una mezcla de curry que vendan en el supermercado, aunque os aconsejo que empecéis a introducidos en las mezclas de especias caseras, es un universo de sabores y posibilidades que se abre a vuestro paladar. En mi curso de cocina india, enseño los primeros pasos para que empecéis a hacer vuestras propias mezclas de especias. 

Lo primero que debéis hacer es calentar una sartén a fuego medio, es importante que este seca y no contenga ningún líquido o aceite, ya que después no se molerán bien las especias. Mientras se calienta la sartén, colocamos las semillas en grano en un cuenco (semillas de cilantro, de comino, la vaina de cardamomo, los clavos, la pimienta, el fenogreco, el macis y las semillas de hinojo). Lo que vamos a hacer es tostar ligeramente las semillas, para ello la sartén deberá estar caliente, añadimos las semillas y las movemos bien, queremos que suelte el aroma, pero que no se quemen, en ese caso amargarían la mezcla. Lo dejamos un minuto moviendo bien, soltara un poco de humo y la fragancia. Metemos las especias en un molinillo y dejamos que se enfríen un poquito, mientras vamos añadiendo el resto de especias. Una vez pasen unos minutos lo molemos. Yo lo muelo en un molinillo, pero podéis hacerlo en un mortero, aunque cuesta mucho mas. Si no tenéis ni molinillo ni mortero, podéis añadir todas las especias compradas ya en polvo y sin tostar.

Deberá quedar un polvo fino como si fuera una mima especia. Es importante que quede bien molido, sin trocitos, porque después esos trocitos los notareis al comer. 

Os aconsejo oler la mezcla, debería oler el conjunto, con notas de diferentes especias. Si notáis que una predomina mucho sobre las demás, tendríais que añadir otras especias hasta que quede equilibrado. Por ejemplo, si huele mucho a pimienta negra, deberíais añadir mas del resto, hasta que esa pimienta deje de predominar. Si no el plato solo sabrá a pimienta. 

Una vez tengamos la mezcla, pelamos el mango y lo cortamos en cuadraditos, lo incorporamos a un cazo, añadimos una o dos cucharitas de la mezcla y lo ponemos el fuego fuerte, y cuando este caliente a un fuego medio-bajo. Dejamos que el mango se cocine moviendo de vez en cuando para que no se pegue. Cuando empiece a ponerse mas blandito podemos triturarlo un poco con un tenedor y lo probamos para ver como queda de especias, si queréis que tenga mas potencia no tenéis mas que añadir mas cucharaditas. Es importante añadirlo poco a poco para no pasarnos. Al final tendrá que quedar con la textura de una mermelada. Tarda un rato en llegar a este punto, así que paciencia. 

Lo siguiente es insertar los cubos de pollo en las brochetas mojadas, si quieres puedes alternar trozos de cebollas o pimientos rojos, pero a mi me gusta mas sin.

Calentamos una plancha a fuego muy fuerte y pasamos las brochetas por cada lado, dejando que se chamusquen bien. Es importante que el fuego este fuerte para que se sellen y no se escapen los jugos. Si no tenéis plancha y no os cabe en una sartén con los palillos, un truco es dorarlo bien en la sartén y luego ponerlo en las brochetas. También podéis cocinarlo al grill del horno con la bandeja en lo mas alto, para que el pollo se haga pegadito al grill y se chamusque un poco. 

Una vez las tengamos bien hechas y doraditas, añadimos un poco de sal, ojo que no quede muy salado ya que la soja las deja saladitas. 

Las pasamos a un plato y presentamos las brochetas con la salsa por encima y un poco de cilantro picado para dar color.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Follow by Email