Canelones de calabacín relleno de pollo



Sigo con mis recetas ligeras para esta cuarentena, baja en hidratos pero llenas de sabor. La receta de hoy es una delicia, nunca la había hecho y me ha apasionado, 𝒄𝒂𝒏𝒆𝒍𝒐𝒏𝒆𝒔 𝒅𝒆 𝒄𝒂𝒍𝒂𝒃𝒂𝒄𝒊𝒏.

Lo primero que vamos a hacer es cocer una pechuga de pollo, si es en caldo de pollo, mejor que mejor, ya que lo utilizaremos luego para hacer la salsa. Añadir un poco de sal, pero no os paséis mucho porque durante la cocción evaporará el agua y quedará muy salada. Una vez cocidas las desmenuzamos. Si está muy caliente, rayala con dos tenedores, y así la puedes desmenuzar sin quemarte.


Lo siguiente es hacer una salsa mitad velouté mitad bechamel. La salsa velouté es como una bechamel pero en vez de leche o nata, lleva caldo. Yo tenía poco caldo, así que añadí mitad caldo y mitad leche, y me ha quedado genial. Cortamos un puerro muy picadito y lo freímos en 35 gr. aceite de oliva. Cuando esté doradito, añadimos 35 gr. de harina y dejamos que se tueste un poco para quitarle el sabor a crudo. Ojo 👀 que no se queme que puede amargar.
Poco a poco vamos añadiendo 500 ml. de caldo de pollo y moviendo para que no queden grumos. Es muy importante que el caldo esté caliente. Cuando hayamos añadido el caldo, hacemos lo mismo con 500 ml. de leche caliente. Al final debe quedar una salsa cremosa. Si no has tenido la paciencia suficiente, la salsa estará líquida, no te preocupes, déjalo que vaya cociendo, moviendo de vez en cuando para que no se pegue.
Si el calor está muy fuerte, será más rápido pero tendrás que mover rápido para que no se queme, si por el contrario, el calor está suave, habrá menos posibilidades de que se queme, pero tardará mucho.

Al final corregimos de sal, podemos añadir nuez moscada.

Mezclamos la mitad de la salsa con la pechuga de pollo y reservamos la otra mitad.



Con un pelador, sacamos tiras finas de un calabacín. Podéis utilizar una mandolina, yo es que no tengo 😅. Yo he ido sacando tiras súper finas, primero de un lado, luego del contrario y por último de los dos lados que quedan. Lo importante es que sean tiras lo más ancho posible y muy finas.

Las pasamos por una sartén, bien estiradas para que no se doblen. Yo la tenía bastante caliente y las ponía vuelta y vuelta. al final quedan finitas y blanditas.


Colocamos varias tiras de calabacín para hacer una tira mas grande. Colocamos un poco de relleno y lo enrollamos.


Lo vamos colocando en una fuente. Ponemos un poco de tomate frito casero, yo siempre tengo algún bote en la nevera. Hago mucha salsa de tomate, lo envaso al vacío o lo congelo, así no tengo que utilizar tomate frito industrial.

Una vez tengamos el tomate frito, ponemos el resto de la salsa y un poco de queso rallado por encima. Yo he utilizado una marca light que funde igual pero no tiene tantas grasas.


Cocemos al horno a 220º hasta que este doradito.











0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Follow by Email